logotipo
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel pixel
detalle
jueves, 19 de octubre de 2017
Número 4
detalle
pixel Infancia y Educación Social
pixel
pixel
MISCELÁNEA
detalle
pixel

Trabajo en red entre ámbitos educativos y sociales, una opción responsable
28/sep/2005

Francesc Crua y Teresa Barceló. Educadores sociales del Ayuntamiento de Reus.

Exponemos algunos planteamientos a favor del trabajo "coordinado" entre profesionales de diferentes servicios e instituciones: profesionales del ámbito de servicios sociales (atención primaria), con profesionales del ámbito educativo formal (escuelas, IES), haciendo especial mención de la figura del educador social.

Existe un gran abanico de posibilidades de trabajo "en red" entre los diferentes ámbitos, pero que esta coordinación se materialice a la práctica depende, en gran parte, de la voluntad y valoración de los profesionales.

El educador social, junto con su equipo de atención social, puede tener una función de fomento y de impulsión de este trabajo en red, haciendo ver las ventajas que conlleva este trabajo: acción que busque la globalidad de las intervenciones, la rentabilidad de esfuerzos…

Pero el educador también puede ser catalizador de iniciativas colaboradoras con los centros escolares de cara a desarrollar acciones preventivas y formativas que se consideran necesarias. Para acabar, exponemos sintéticamente algunos proyectos de colaboración y de trabajo en red que hemos desarrollado desde la Regiduría de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Reus.


Necesidad del trabajo en red

LápizSi nos referimos a la acción profesional del educador social que interviene desde los equipos de atención social primaria, podemos indicar que las actuaciones que desarrolla deben ir dirigidas a hacer un abordaje lo más integral, global y promocional posible en la atención de las necesidades socioeducativas de la población objeto de trabajo.

A la práctica, se trata de incidir tanto en las personas como en los contextos que configuran las diferentes situaciones. Por ejemplo, cuando se den dificultades de adaptación escolar de un niño, el trabajo deberá ir dirigido a reducir las distancias y dificultades existentes a diferentes niveles (personales, metodológicos, institucionales, etc.), en la medida de las posibilidades. Se partirá de la implicación y coordinación de todas las personas, de las familias y agentes necesarios (maestros, profesionales de otros equipos, etc.).

LápicesSin embargo, en referencia al perfil profesional, el educador social incorpora en su praxis profesional el trabajo interdisciplinario, tanto dentro de los mismos equipos de servicios sociales, como con otros profesionales y personas, como un procedimiento metodológico adecuado para el desarrollo de sus actuaciones profesionales.

Al calificar de importancia capital el proceso de escolarización para el niño, para el adolescente y el joven, tanto por los aprendizajes que puede adquirir como por la contribución a su socialización y, además, por el importante papel que tiene para la futura promoción social del sujeto, es adecuado que el educador social realice "acciones de trabajo en red" y/o participe en él con la finalidad de optimizar o garantizar estos procesos educativos.

En el contexto del equipo, el educador social deberá hacer un proceso de evaluación que permita determinar las necesidades del trabajo en red y su viabilidad. Por lo tanto, deberá:

  • Analizar las características de su contexto de actuación.
  • Identificar la tipología de los centros escolares: tanto de primaria como de secundaria.
  • Establecer las necesidades de estructuración de la coordinación, determinar los canales de comunicación viables, ver les posibilidades de actuación conjuntas.
  • Detectar las necesidades de la población referentes a la educación formal.

LápicesUna condición básica y un aspecto fundamental, que permite llevar a cabo un trabajo conjunto entre profesionales de los diferentes ámbitos educativos y sociales, es que esta actuación conjunta sea valorada como necesaria por parte de todos los profesionales implicados.

El educador social puede ser impulsor del trabajo en red a través de diferentes
estrategias:

  • LápicesMostrando la rentabilidad, el aumento de eficacia, la riqueza del intercambio y de la comunicación entre profesionales.
  • La posibilidad de actuar con unificación de criterios y de refuerzo mutuo en los diferentes ámbitos educativo y escolar. 
  • Destacando la importancia que aporta la pluralidad de las visiones frente a  las situaciones.
  • El sentimiento de apoyo que comporta el trabajo en red entre los participantes.
  • El refuerzo de las propuestas y demandas presentadas de manera conjunta a las administraciones.
  • Implantando actuaciones colaboradoras y/o complementarias como respuesta a las necesidades de los niños y jóvenes. 
  • Hacer que surjan acciones concretas y asumibles desde los diferentes profesionales con un grado de esfuerzo de acuerdo con sus posibilidades reales.

El educador/a social puede ser un catalizador de iniciativas de colaboración profesional con la finalidad de fomentar que las actuaciones de los centros sean:

  • Favorecedores de la diversidad.
  • Atentos a aquellas personas en desventaja social, así como a sus familias.
  • Acciones preventivas: fomento de las habilidades sociales. Jornadas, campañas, charlas.

Programas y proyectos en función de las necesidades.

Para concluir, exponemos que actualmente estamos trabajando con los centros educativos a dos niveles:

Lápicesa) Primer nivel: el trabajo coordinado en niños/jóvenes en situaciones de desventaja social (trabajo individual, trabajo familiar, proyectos de absentismo, etc.).

b) Segundo nivel: responde a objetivos más preventivos. El trabajo se hace de manera conjunta y coordinada entre diferentes servicios implicados y responde a diferentes necesidades sociales que van surgiendo: aprendizajes sociales, resolución de conflictos, interrelación con los adultos, etc.

Proyectos y actuaciones concretas

Retomando las iniciativas de colaboración con los centros educativos, a continuación ofrecemos una breve descripción de algunos proyectos en los cuales hemos participado como educadores, y que hemos llevado a cabo desde la Regiduría de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Reus.

Proyecto de competencia social y resolución de conflictos

Se trata de un proyecto de intervención socioeducativa, destinado a alumnos/as de primer ciclo de ESO. Se basa en el trabajo coordinado entre un IES, un EAP y servicios sociales, para el curso 2002-2003.

El proyecto surge a partir de la detección de alumnos/as que presentaban:

  • Dificultades para seguir las normas básicas del centro.
  • Falta o insuficientes habilidades sociales, dificultades de rendimiento.
  • Capacidad de mejora.

Según la valoración de diferentes profesionales, a pesar de presentar estas dificultades, estos alumnos/as podrían superarlas si se pusieran a su disposición procedimientos de ayuda o de mejora.

a) Objetivo

Evitar que en determinados chicos y chicas, alumnos de primer ciclo de ESO, que se encuentran en dificultades de convivencia y/o adaptación, estas situaciones lleguen a ser graves e irreversibles.

b) Metodología

  • Valoración del perfil del alumno/a para su participación en el proyecto por parte de la Comisión de Convivencia o de los tutores/as.
  • Entrevista con el alumno/a por parte de los profesionales: recogida de datos personales del alumno/a, ver su predisposición frente al proyecto y la posible aceptación de las actividades (hoja de aceptación).
  • Sesiones de trabajo individual con el alumno/a o en pequeños grupos durante 4 o 5 semanas.

Con el siguiente contenido:

  • Identificación y reconocimiento de las propias dificultades que el alumno/a presente al centro, desde su punto de vista;
  • Contrastación de las dificultades del alumno/a con otras fuentes de información;
  • Causas y motivos que intervienen y/o provocan los conflictos, las dificultades, con una especial incidencia de las emociones;
  • Consecuencias que comportan estas situaciones de dificultad: a corto plazo, a la larga… Evaluar también los efectos sobre uno mismo, para los demás: alumnos/as, profesores/as, padres, etc.
  • Búsqueda de alternativas: propuestas concretas y viables de actuación ante estas dificultades o conflictos.
  • Valoración de las diferentes propuestas.
  • Propuesta de puntos concretos de mejora a través de acuerdos con los tutores/as (hoja de mejora y compromiso).
  • Seguimiento de las mejoras por parte de profesionales, entrevistas con el alumno/a, los profesores/as y tutores/as, y también con los padres, si es necesario.
  • Evaluación final según el tiempo pactado o a final del curso, valoración de nuevas propuestas de actuación.

Proyectos de aprendizaje sociales

ManosLa Regiduría de Servicios Sociales está llevando a cabo desde el curso 1997-1998 proyectos y talleres con la finalidad de impulsar y contribuir a implantar actuaciones formativas a niños, adolescentes y jóvenes, sobre aspectos que consideramos básicos para el desarrollo educativo e integral de la persona: los aprendizajes sociales.

Estos proyectos y talleres se van realizando tanto en barrios y en distritos de la ciudad como en los centros educativos.

ManosEn el ámbito de la enseñanza formal las acciones se basan y se desarrollan con la colaboración y coordinación entre los servicios sociales y los mismos centros educativos. En los IES las sesiones de aprendizaje social y la formación se hacen a través de las tutorías y en créditos variables. Las llevan a cabo los mismos profesores/as con el apoyo y la colaboración de un educador/a social.

Actualmente se realizan en tres centros de secundaria y en uno de primaria.

En el año 2000, la Regiduría de Servicios Sociales editó un material didáctico, El joc d'aprendre a ser [El juego de aprender a ser], para potenciar y facilitar esta formación.

Los objetivos que se pretenden conseguir con los participantes son:

  • Reflexionar sobre el propio comportamiento en relación con los demás.
  • Tomar conciencia de las ventajas que tiene para ellos mismos un funcionamiento con cierta competencia social.
  • Ampliar de una manera activa el repertorio de conducta que les permita proceder de una manera más integrada con el medio.

Los contenidos se trabajan en 16 sesiones divididas en tres bloques:

  • Habilidades sociales
  • Control emocional 
  • Proceso de decisión

Como reflexión final, diremos que a pesar de que se habla mucho de trabajo en red en los ámbitos educativo y social, todavía queda mucho por hacer desde un punto de vista práctico. Debemos valorar y tener presente tanto a los profesionales como a las respectivas instituciones y las ventajas que este trabajo nos puede aportar.


Bibliografía

  • AJUNTAMENT DE REUS. El joc d'aprendre a ser. Reus: Regidoria de Serveis Socials, 2000.
  • GUASCH, M. [et al.]. Educació en valors per a la convivència als centres d'ESO. Estratègies d'intervenció. Barcelona: Universitat Rovira i Virgili, ICE, 2002.
  • SÁEZ, J. El educador social. Murcia: Universidad de Murcia, 1993. 
  • TRIANES, M. V. Relaciones sociales y prevención de la inadapatación social y escolar. Málaga: Aljibe, 1999.

Subir

detalle