logotipo
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel pixel
detalle
sábado, 21 de octubre de 2017
número 2
detalle
pixel Mediación
pixel
pixel
EXPERIENCIAS
detalle
pixel

Experiencia "Garrotán"
11/ago/2004

Manel Ponsa. Educador Social, trabaja desde hace años con infancia y adolescencia. Vicepresidente de Secretaría de la Asociación Estatal de Educación Social (ASEDES)



Trabajar con los gitanos para recuperar la convivencia interétnica de la "Lleida carrinclona"

Experiencia de mediación entre dos etnias buscando rehacer los vinculos lúdicos tradicionales de la llamada "Lleida carrinclona". En esta convivencia lúdica tradicional las dos etnias comparten canciones, bailes y tradiciones de relación interétnica.

Manel PonsaManel Ponsa es un educador con formación previa en geografía e historia (Es licenciado en esta disciplina) y con un gran interés por la recuperación de las costumbres y las tradiciones de la ciudad de Lleida. Por ello en los últimos años ha dedicado mucho tiempo a trabajar con los gitanos para crear un contexto de colaboración para recuperar costumbres, bailes tradicionales, canciones y experiencias que tradicionalmente habían compartido payos y gitanos. Este trabajo de investigación ha permitido a este educador desarrollar estrategias de negociación y mediación para conseguir crear un espacio de colaboración e intercambio que requiere acordar entre dos partes la importancia de no perder las tradiciones, la necesidad del trabajo en común y la disciplina que exige el hecho de seguir una metodología y un trabajo lento e intenso de investigación y de recogida de datos. El esfuerzo de las dos partes para recoger los valores y las dinámicas relacionales mutuas y el consiguiente respeto ha favorecido que este trabajo pudiera realizarse. Un trabajo que aún continúa.



_______________________________


Dos vertientes a recuperar:

Vertiente artística: Los gitanos recuerdan cosas musical y culturalmente muy interesantes y que todavía son desconocidas no sólo por el gran público sino, incluso, por los estudiosos de la música tradicional y del flamenco. Se está realizando una tarea de documentación del repertorio histórico de rumba catalana más antiguo que, hasta ahora, se conoce. Se deduce que en Catalunya había rumba 100 años antes de lo que se pensaba (Se pensaba que había surgido en la década del 1950 con el Pescadilla). El único territorio que está aportando este tipo de repertorio es Lleida. Además de la Rumba, se está recuperando todo un repertorio de piezas de flamenco tradicional de los gitanos catalanes, cuya existencia era desconocida hasta este momento.

Vertiente convivencial: Otro aspecto muy interesante desde el punto de vista de la convivencia interétnica es el fenómeno "carrincló". La convivencia carrinclona era una convivencia lúdica y festiva compartida entre los no gitanos y los gitanos. Esta convivencia fomentaba el conocimiento mutuo, y las dos etnias aportaban músicas, bailes y ganas de divertirse. Lo facilitaba el hecho de ser vecinos, en el núcleo histórico de Lleida las familias, las casas de unos y otros, estaban mezcladas. Con el proceso de degradación del centro histórico de Lleida las famílas de las dos etnias que tenían esta convivencia se trasladaron y fueron dispersándose y separándose. Revitalizar esta convivencia lúdica es una manera de rehacer vínculos de convivencia y conocimiento entre las dos etnias.


El trabajo con los líderes gitanos (La figura del patriarca).

Para poder llevar a cabo este proceso ha sido necesario pactar con los líderes gitanos, que han tenido que autorizar ciertas acciones que, de entrada, no eran bien vistas, por lo que supone de dar a conocer tradiciones que han estado ocultas, por el componente de relación con el payo. Conseguir el beneplácito del líder, su valoración positiva, ha permitido la aceptación y la colaboración de aquellos que tenían recuerdos, sabiduría o influencia. Ha sido un trabajo de implicación de la etnia valorando tradiciones a las que parecían no dar importancia, dándoles conciencia de las nuevas posibilidades que tienen de su tradición cultural.

Los ancianos son los que han de proporcionar el repertorio tradicional que ellos conocieron de jóvenes.


Acciones que se han realizado para recuperar la vigencia de la Lleida "carrinclona":

  • Búsqueda de las canciones. A partir de 1996 empezamos la búsqueda con la intención de recuperar "lo garrotín" (Según la tradición oral, un baile tradicional local de los gitanos de Lleida). Hemos ido recuperando el garrotín flamenco originario (Desde la postguerra básicamente se interpretaba en versión rumba) y las rumbas historicas anteriores a la guerra civil del 1936 (Ya hemos recuperado una rumba que creemos que se cantaba en Lleida el último tercio del s.XIX, cuando se suponia que la rumba catalana había surgido en Barcelona a partir de la década del 1950).

    Finalmente, con la documentación de la farruca y la rondeña catalana -y el garrotín flamenco anteriormente recuperado -, en febrero del 2001, consideramos que hemos documentado la existencia de un flamenco tradicional de los gitanos catalanes. La existencia de este flamenco tradicional es una cuestión que los expertos en flamenco no tienen en cuenta.

  • Búsqueda de bailes. La no presencia de mujeres gitanas en los espacios públicos hacía muy difícil la recuperación del baile, en los bailes tradicionales participaban bailarines y bailarinas. En septiembre de 1999 un matrimonio mayor bailó el garrotín delante de una mujer descendiente de gitanos. Conseguimos que aceptaran que esta mujer enseñe el baile a chicas no gitanas. Se inicia así el Aula Garrotán. Parecía imposible, pero incluso se consigue la participación de chicas gitanas. Se constata como evoluciona tímidamente el rol de las mujeres dentro de la etnia gitana leridana.

  • Formación de músicos y bailarinas. Fue más fácil empezar por los músicos. Se crea un grupo musical: "La violeta", con el objetivo de formar jóvenes artistas que interpreten el repertorio que interpretaban sus abuelos. Se nos presenta, una vez conseguida la génesis del grupo, la dificultad cultural de admitir un enfoque de música tradicional paralelo al que seria la corriente catalana del Tradicionarius. El diálogo y la actitud colaboradora que se consigue lleva a que las dos partes pacten que parte del repertorio se haga aplicando técnicas, ritmos, y herramientas actuales, pero desarrollando un repertorio coherente con la tradición musical gitana leridana.

    Hay que decir que sobre el nivel cultural de los gitanos participantes que ninguno de ellos, ni músicos, ni bailarines, tiene el graduado escolar, lo que aumenta el valor de lo que se ha conseguido.

    La incorporación de una mujer descendiente de gitanos como profesora del Aula Garrotán permitió formar a chicas incluso de etnia gitana.

  • Intento de profesionalización. Desinterés general de los gitanos por este repertorio.

    Para dar solidez a este proceso se tendría que conseguir un cierto grado de profesionalización de los gitanos. Antropológicamente este repertorio no está muy lejos de estar muerto. Después de la guerra civil del 1936 fue víctima de la represalia por ser en catalán. Con la llegada de los gitanos en las emigraciones durante el franquismo las familias se mezclaron con gitanos no catalanes, y parece que muchos no quieren recordar sus raíces catalanas, como mínimo en público. Por ello una mayoría de gitanos prefería que este repertorio no se diese a conocer.


Ambivalencia de los jóvenes artistas gitanos.

Por un lado el bajo nivel de cultura escolar dificulta que valoren la música tradicional que hacían sus abuelos. Lo que valoran son las estrellas del flamenco (Ni tan sólo aprecian demasiado las figuras históricas de la rumba catalana). Esto hace que antropológicamente parece, desde fuera de la etnia gitana, que este repertorio este prácticamente muerto, pero nunca se sabe, ya que cosas que parecía que nadie recordaba, resulta que muchos gitanos mayores todavía las conocen.

Por otro lado los gitanos constatan que este repertorio es atractivo para el público no gitano, para público popular y publico con intereses culturales.


Oportunidades artísticas.

Todo esto se ha traducido en un número de oportunidades artísticas que llaman la atención:

1998: Edición del CD la Violeta, Rumbes velles i noves de Lleida, Rec Records, Lleida.

1999:  Actuación en el Palau de la Música Catalana de Barcelona.
Emisión por la TV Catalana de un concierto de La Violeta.
Presentación en la Feria de Espectaculos de Raíz Tradicional de Manresa.

2001: Participación en el CD de un programa de la Tv Catalana  A les 3 per molts anys del Club Super (TVC Disc) con la rumba Joan Petit.


Dificultades para la profesionalización

Estos jóvenes gitanos manifiestan una dificultad para asumir actitudes de profesionalización. Las estrellas del flamenco y Peret, sin duda tienen asumidas estas actitudes, pero los gitanos de Lleida, a causa de sus costumbres tradicionales, nunca han incorporado estas actitudes. Es un reto para las nuevas generaciones que vienen: asumir las actitudes de profesionalización que permitan poder entrar en el ámbito de la música profesional.


Evolución del proceso

El trabajo con los gitanos, después de la documentación del flamenco tradicional de los gitanos catalanes en febrero del 2001, entra en una fase de desorganización: la complejidad del trabajo a realizar y el insuficiente apoyo social desinfló el proyecto.

Por parte de los no gitanos ese año surgió en Lleida l’ Il•lustríssim Ateneu de la Societat Carrinclona de Lleida, asociación que reinvindica también la Lleida carrinclona. Pueden aportar también las tradiciones no gitanas de esta convivencia. Volver a cruzar estas dos tradiciones implica un trabajo en ámbitos de intercambio, de diálogo... Hay que superar barreras que la falta de relación ha generado.

A lo largo del 2003 un segundo grupo de jóvenes músicos gitanos, los Garrotán, reactivan el proceso de recuperación y de difusión del repertorio tradicional carrincló. En junio del 2004 se edita un nuevo CD Garrotán, Tots els colors de la llum. Rumbes i flamenc tradicional català. Bossa Records, Lleida. Este CD da a conocer los resultados de la investigación posteriores al primer CD de La Violeta (1998).  Las instituciones de Lleida han visto como el proyecto se desorganizó en el 2001, en parte por recibir un apoyo social y institucional insuficiente. Los Garrotán han abierto una segunda oportunidad de continuar el proceso de recuperación y de activación de los vínculos lúdicos de convivencia tradicional. En los próximos meses se podrá ver si este proceso se consolida, porque recibe el apoyo de los gitanos y de los payos, o si, por falta de este apoyo, el proyecto quede debilitado y, de nuevo, entre en crisis.

Subir

detalle