logotipo
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel pixel
detalle
sábado, 21 de octubre de 2017
10
detalle
pixel Ética y Educación Social
pixel
pixel
ARTÍCULOS
detalle
pixel

El Observatorio de Ética Aplicada a la Intervención Social
27/ago/2009

Carles Cruz. Magistrado de la Audiencia Provincial de Girona. Director del Observatorio de Ética Aplicada a la Intervención Social (www.etica.campusarnau.org).

El Observatorio de Ética Aplicada a la Intervención Social es fruto de una paradoja (que suele ser siempre una aparente, sólo aparente, contradicción): cuando vivimos tiempos acelerados, casi precipitados, en los que parecería que nadie ha de pedir tiempo para reflexionar porque sólo se puede actuar y ejecutar, resulta que es cuando más manos se alzan para exigir detenernos un momento para saber hacia dónde vamos, qué buscamos, con quién y con qué contamos en el trabajo social. Voces que se levantan para gritar: “¡Un momento. Yo quiero hablar de valores, quiero hablar de ética!” Es una petición de reflexión pública, plural, transversal, que proviene de todos los campos que inciden en la intervención social.

No cabe duda de que vivimos momentos socialmente apasionantes pero abrumadores: ciclos históricos más cortos que nunca; cambios sociales y legales constantes; movimientos migratorios masivos; revolución cientificotecnológica; revolución de la mujer que ha dicho “basta” al papel secundario y de víctima que se le había asignado; deformación de la pirámide de población; expansión globalizada de los derechos humanos, de las libertades y del pluralismo… y, a pesar de eso –o precisamente por eso-, se reclama con insistencia reflexionar sobre los valores éticos.

Esta necesidad de reflexión se ha hecho evidente en muchos campos de la ciencia y del saber humano, como la medicina, la biotecnología, los medios de comunicación, la empresa… pero hasta ahora no ha estado presente, al menos con la intensidad en que lo ha estado en los ámbitos profesionales antes señalados, en los servicios o en la acción social. Asistentes y trabajadores sociales, educadores sociales, pedagogos, psicopedagogos, psicólogos, juristas… quieren hablar, debatir, reflexionar y obtener orientaciones sobre ética aplicada en cuestiones como la discapacidad y el derecho a la propia sexualidad, el paternalismo y el derecho a decidir de las personas mayores o dependientes, la violencia en la acción educativa (por ejemplo la clásica pregunta de si se puede hablar de “bofetadas bien dadas”) o, para acabar con los ejemplos, la ética profesional y los deberes generales ante la justicia.

Todos los profesionales de la intervención social quieren reflexiones sobre hacia dónde vamos y qué límites tenemos. No cabe duda de que el trabajo social comporta, como dice Joan Canimas, un alto riesgo ético, porque a) el operador social ha de cuestionar a menudo la moral de los destinatarios; b) no se dispone de áreas intermedias entre el profesional y el usuario; c) hay una dificultad de captar y diferenciar las problemáticas éticas de otras problemáticas; d) hay dificultad para entender “la voz del otro”, y e) no disponemos aún, como en otras profesiones, de mecanismos de respuesta a la inquietudes y problemas éticos de los profesionales, por ejemplo comités de ética aplicada.CANIMAS, J. (2006): “La ética aplicada a la intervención social”. En: Servicios Sociales y Política Social del Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social, núm. 73, pág. 135-144.

Todo esto y más justificaba, según la opinión de unos cuantos,Los primeros integrantes fueron Joan Canimas Brugué, Francesc Carbonell Paris, Joan Manuel del Pozo Álvarez, Cristina Gisbert Aguilar, Pilar Monreal Bosch, Amadeu Mora Duran, Bru Pellissa Vaqué, Joan Vergés Gifra, Antoni Vilà Mancebo y Carles Cruz Moratones. la creación, en septiembre de 2004, de una experiencia sin precedentes en este ámbito como es el Observatorio de Ética Aplicada a la Intervención Social. Una iniciativa que pretende estimular una cultura profesional y ciudadana sobre los valores morales, explícitos e implícitos, presentes en las prácticas de la intervención social; una cultura moral respetuosa con los derechos humanos y entendida como un bien público. Los objetivos del Observatorio son:

  1. Abordar casos o problemáticas éticas que afectan a la comunidad de profesionales de la intervención social y a las personas atendidas, desde una visión interdisciplinaria, pluralista y teniendo en cuenta la voz de los afectados.
  2. Estimular la reflexión ética, poniendo de manifiesto la diversidad de puntos de vista existentes en las sociedades plurales, descubriendo malos entendidos, acercando opiniones divergentes y colaborando en la construcción de una moral cívica con voluntad universalista.
  3. Someter sus deliberaciones y recomendaciones a la opinión de los ciudadanos en general para que las conozcan, las hagan suyas, las corrijan y las continúen, a través de grupos de trabajo, seminarios de investigación, cursos de formación y debate, ciclos formativos, publicaciones, etc.
  4. Ser un centro de recursos y un punto de referencia y de estímulo de dinámicas de análisis, de deliberación y de participación ciudadana en la ética aplicada a la intervención social. Toda esta actividad se hará enlazando y/o colaborando con todas aquellas experiencias que vayan en esta línea.

El Observatorio tiene tres grandes áreas de actuación: formación, consultoría e investigación. El área de formación organiza actos, conferencias, debates y cursos de formación (de verano, para entidades…) sobre ética aplicada a la acción social. Hoy estamos embarcados en un seminario transfronterizo con especialistas franceses sobre las problemáticas éticas en el campo del tratamiento de las drogodependencias; tenemos en preparación un seminario sobre “los otros toman la palabra” que quiere abordar temas como el velo en las escuela; la cultura de las personas sordas, le trabajo y la sexualidad en las personas con discapacidad intelectual grave; el secreto profesional y los menores.

El área de consultoría atiende las demandas y los encargos de personas o entidades para elaborar análisis, estudios, dictámenes, ponencias… De las últimas tareas que ha llevado a cabo, hay que destacar el “Dictamen sobre los aspectos éticos del Anteproyecto de ley de servicios sociales”, actualmente en trámite parlamentario, que le encargó el Gobierno de la Generalitat, así como el borrador marco de la ponencia “Derechos y deberes” que se debatió en el V Congreso de las Personas Mayores celebrado en octubre de 2006 en Barcelona. Tenemos en proyecto la realización de una jornada que analice los aspectos éticos que se encuentran en la ley de servicios sociales una vez ésta sea aprobada por el Parlamento de Catalunya.

Finalmente, el área de investigación impulsa y apoya a grupos de investigación y personas interesadas en la investigación aplicada de temas relacionados con la ética. En esta área se ubica el denominado Grupo de Opinión, el centro neurálgico del Observatorio, que cada año aborda un caso práctico basado en un hecho real, sobre alguna problemática ética que el grupo considera que tiene una especial demanda de reflexión, y los resultados se publican, traducidos al español, al francés y al inglés, en la colección Quaderns d’Ètica Aplicada a la Intervenció Social. Hasta hoy se ha publicado el primer caso, que hace referencia al derecho a decidir, a la dignidad, a la autonomía y a los prejuicios hacia las personas mayores,Se puede consultar y descargar en la página web www.etica.campusarnau.org. y actualmente se está trabajando un caso que tiene que ver con la educación y la violencia en los centros residenciales de acción educativa (CRAE). El análisis de cada caso comporta detectar los valores éticos en conflicto; debatirlos y estudiar la formulación y cómo enmarcarlo en la filosofía moral, el derecho y el saber y la práctica psicológica, social y educativa y, finalmente, aportar reflexiones y orientaciones sobre su aplicación al caso concreto para que pueda ser de utilidad a todos los agentes implicados. El Grupo de Opinión está formado por un equipo pluridisciplinario fijo (nueve personas), y para cada caso concreto que se analiza se invita a un grupo de profesionales (de tres a cinco personas) expertos en el ámbito en que se inscribe la problemática ética que se aborda. Las sesiones se celebran a lo largo de un año y cada dos meses aproximadamente.

Al Observatorio le gustaría ser un punto de encuentro de todos aquellos profesionales y estudiosos interesados por la ética aplicada en la acción social. Por todo ello aprovecho la oportunidad para invitar a todas las personas interesadas en participar en este proyecto a ponerse en contacto con nosotros. Huelga decir que los objetivos del Observatorio son absolutamente complementarios con los de los comités y comisiones deontológicas de los diferentes colegios profesionales, tal como ha sido suficientemente demostrado, y desde hace cuarenta años, en el ámbito de la bioética. Efectivamente, en el campo de la medicina, que dispone del código deontológico más antiguo que conocemos y de unos colegios profesionales muy activos, los observatorios e institutos de ética aplicada han hecho y hacen un trabajo complementario muy importante, que es reconocido e impulsado por los colegios.


Notas:

(1) CANIMAS, J. (2006): “La ética aplicada a la intervención social”. En: Servicios Sociales y Política Social del Consejo General de Colegios Oficiales de Diplomados en Trabajo Social, núm. 73, pág. 135-144.
(2) Los primeros integrantes fueron Joan Canimas Brugué, Francesc Carbonell Paris, Joan Manuel del Pozo Álvarez, Cristina Gisbert Aguilar, Pilar Monreal Bosch, Amadeu Mora Duran, Bru Pellissa Vaqué, Joan Vergés Gifra, Antoni Vilà Mancebo y Carles Cruz Moratones.
(3) Se puede consultar y descargar en la página web www.etica.campusarnau.org.

 

Subir

detalle