logotipo
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel
pixel pixel
detalle
sábado, 18 de noviembre de 2017
7
detalle
pixel Educación Social y Trabajo con la Comunidad
pixel
pixel
EXPERIENCIAS
detalle
pixel

Experiencia de Tot Raval y algunas reflexiones sobre el trabajo comunitario
14/ene/2008

Marta Truñó. Educadora social y antropóloga. Coordinadora de la Fundació Tot Raval y dinamizadora del ámbito social y educativo del 2002 a mediados de 2007.

El artículo sitúa el contexto en el que se ubica la experiencia de la Fundació Tot Raval, a escala de barrio y a un nivel más amplio, y hace unas aproximaciones sobre los objetivos y los principios del trabajo comunitario. A partir de aquí presenta el proyecto de Tot Raval desde que se constituyó: los objetivos, la metodología, el sistema de funcionamiento y las líneas de trabajo. A continuación, describe trece proyectos relevantes y diferenciados que se impulsan desde la entidad, señalando el origen, los objetivos, las acciones, las especificaciones, los resultados, los retos y las colaboraciones. Los proyectos tienen que ver con un diagnóstico sobre la infancia y la adolescencia, la mejora del entorno escolar, la dinamización a través de la cultura, un diagnóstico participativo sobre la cultura en el Raval, la dinamización del asociacionismo comercial, la ocupación en el barrio, la creación de una empresa de inserción, el estudio de la situación económica y comercial, los programas de fomento de la ocupación y de soporte a las entidades, la necesidad de zonas de juego y deporte en el espacio público, el intercambio de tiempo por tiempo y el observatorio del barrio.

Para introducirnos en la experiencia de trabajo comunitario que impulsa la Fundació Tot Raval, creo que puede estar bien hacer en primer lugar dos aproximaciones que ayuden a situarla: su contexto y el modelo de trabajo comunitario en el que es interesante basarse.


El contexto más inmediato: el Raval

Un barrio de contrastesSe trata de un conocido barrio de Barcelona, el primer gran barrio industrial de la ciudad que históricamente ha concentrado pobreza, prostitución, una extensa red de asistencia, un fuerte movimiento asociativo, sindical y cultural, y una gran densidad de población, y ha sido un territorio de acogida de inmigración por excelencia. Hoy es una de las zonas más densas de Europa, y cuenta con unos 45.000 habitantes (cifra que hace cuarenta años era casi el doble), casi un 50 % de población inmigrada (comunitaria y extracomunitaria), uno de los niveles socioeconómicos más bajos de la ciudad, un amplio y rico abanico de recursos socioeducativos y una oferta cultural y comercial cada vez más diversificada. Es claramente un barrio de contrastes: mucha gente mayor y mucha infancia; muchas personas recién llegadas y muchas que no salen nunca del barrio; tiendas centenarias, colmados con luz de neón y locales de moda; un porcentaje de población bajísimo que accede a la universidad y dos universidades; pisos rehabilitados, pisos en malas condiciones y una gran presión inmobiliaria; muchos recursos sociales y, a la vez, falta de recursos; protagonismos, anonimato y trabajo en red; tradición, innovación y creatividad... Un barrio que quiere ser barrio y que está en pleno centro de la ciudad.

A priori se puede considerar que conocer un territorio no tiene mucho secreto, que en poco tiempo una ya se encuentra situada, pero seguro que todas aquellas personas que trabajan en un barrio, ciudad o pueblo determinados habrán tenido que dejar pasar bastante tiempo para situarse en el contexto y conocer el entramado que, en el caso del Raval no es pequeño. En fin, me parece importante que, cuando lleguemos a un territorio, primero observemos, escuchemos y nos demos un tiempo para acercarnos bastante a la comunidad, teniendo presente que conocerla será un proceso y que la realidad irá cambiando.


El contexto en el que nos enmarcamos: Barcelona, Cataluña, España y, también, Europa y el mundo

Más que profundizar en el tema, me parece adecuado nombrar los aspectos que considero interesantes por el grado de incidencia que tienen en el territorio: las políticas y programas locales, autonómicos y estatales en materia de educación, servicios sociales, economía, salud, trabajo, urbanismo, vivienda, juventud, participación, inmigración, cultura, etc.; la legislación; la situación y dinámicas de la ciudadanía; los valores, las cosmovisiones del mundo y la diversidad cultural, los sistemas de desarrollo economicotecnológico, etc. Pienso que, en la medida que sea posible, es importante tener este tipo de información y procurar entenderla. Esto nos ayudará a hacer un buen diagnóstico de las necesidades e intereses del territorio, definir bien los objetivos a trabajar, diseñar las acciones más oportunas de acuerdo con los recursos, considerando las fortalezas, las oportunidades, las dificultades y las amenazas, así como planificar y poder tirar hacia adelante, de una manera satisfactoria, las acciones previstas.


El ámbito de actuación: el trabajo comunitario

La manera que se me ocurre para explicarlo es a partir de una serie de conceptos que considero que son los principios, objetivos o valores: la participación, la comunicación, el conocimiento, la solidaridad, el apoyo, la cooperación, la convivencia, la educación, la mediación, el diálogo, el debate, el consenso, la evaluación, la crítica y la autocrítica, la construcción, la creatividad, la alegría, la ilusión, el compromiso, la responsabilidad, la coresponsabilidad, la autoorganización, la autonomía, la inclusión, la capacitación, el reconocimiento del otro, el valor de las pequeñas cosas, la generación de sinergias, la transparencia, la optimización de recursos, el refuerzo de lo que existe, la complementariedad, el trabajo en red, la sostenibilidad y la calidad.

En definitiva, pienso en la acción comunitaria como en un trabajo técnico con un gran contenido político y una clara dimensión pedagógica. Es una práctica de democracia que se ha de basar en la utopía en cuanto a los objetivos; y en el principio de realidad, es decir, en aquello que podemos hacer con los recursos, el tiempo y el contexto que tenemos, en cuanto a la intervención. Diría, entonces, que la finalidad del trabajo comunitario es transformar la sociedad desde un nivel micro, desde el que podemos incidir como profesionales de la educación social, y otros perfiles similares, esperando que ello ayude a que se den las condiciones para posibilitar los cambios a un nivel más macro.


Tot Raval como proyecto

Tot Raval es fruto del acuerdo entre una serie de entidades, instituciones, empresas y personas para crear un órgano para impulsar y facilitar la mejora del barrio. Se constituyó el 18 de marzo de 2002 con 32 patrones fundadores, aunque actualmente está formada por 50 miembros. Los estatutos de la entidad identifican el objeto de la Fundació como la promoción de todo tipo de proyectos y actividades orientadas a favorecer el Fundació Tot Ravalplan de desarrollo del Raval en los ámbitos social, económico y cultural; el apoyo a iniciativas, y la realización de estudios y proyectos relacionados con la convivencia, la integración y la participación social en el barrio, haciendo énfasis especial en los colectivos de inmigrantes, de gente mayor y de infancia. Por lo que nos consta, se trata de un modelo único en cuanto a sus ámbitos de actuación, que se tratan desde una visión integral, y a sus miembros, por el elevado número y su heterogeneidad, la diversidad de sus campos de acción, necesidades e intereses y la dimensión de las organizaciones, los ritmos de trabajo o las posibilidades de participar.

Al inicio del proyecto era difícil concretar los objetivos y el plan de trabajo, más allá de compartir el sentimiento y la voluntad de incidir en el gran objetivo de mejorar la calidad de vida del Raval. Eso sí, había dos temas que rápidamente se quisieron discutir: la posible creación de una escuela de oficios y un proyecto cultural que ya estaba sobre la mesa. A partir de aquí hacía falta trabajar para ir definiendo qué propuestas debían desarrollarse, y por qué y cómo se tendría que hacer. Paralelamente, los miembros se iban conociendo e iban aprendiendo a trabajar unidos a través de los diferentes órganos de funcionamiento. (1)

De mayo de 2004 a abril de 2005 se inició un proceso participativo interno para definir el plan de trabajo de Tot Raval a partir del debate con los miembros de la Fundació. Se decidió hacerlo tras dos años de vida, a modo de evaluación y estímulo. La valoración fue muy positiva desde el punto de vista tanto de los miembros como del equipo técnico, (2) ya que permitió una aproximación y un enriquecimiento mutuos, necesarios para el trabajo en red, y para acordar las líneas de acción. Los resultados del proceso, a partir de cuarenta entrevistas y grupos de discusión por comisiones, reafirmaron los objetivos iniciales de la entidad e hicieron visibles los puntos fuertes y los puntos débiles, cuyo conocimiento es importante para poder mejorar el proyecto. Las líneas de trabajo acordadas como principales, son las siguientes:

  • El conocimiento y el análisis del territorio.
  • El trabajo en red.
  • La comunicación
  • La generación de ideas y proyectos comunitarios.


Los proyectos de Tot Raval

De acuerdo con las líneas de acción prioritarias, los proyectos que se han ido desarrollando, y que se detallan más adelante, son tan diversos como:

  • Diagnóstico de la infancia, la adolescencia y las familias del Raval. 
  • Entorno escolar.
  • Raval(s), festival de cultura.
  • Taller de futuro sobre la cultura en el Raval.
  • Dinamización del asociacionismo comercial.
  • Objetivo: la ocupación en el Raval.
  • Ravaltext, empresa de inserción.
  • Estudio económico y comercial.
  • Talleres y planes de ocupación de servicios a las personas.
  • + Juego con el deporte.
  • Propuesta para la reforma de la plaza de la Gardunya.
  • Banco del tiempo
  • Observatorio del Raval.
  • Otros proyectos y acciones comunitarias como el apoyo a iniciativas y la participación en espacios de debate y trabajo del barrio.

1. Diagnóstico de la infancia, la adolescencia y las familias del Raval

Surge a partir de la necesidad y prioridad expresada por diversas entidades de la comisión social y compartida por la administración local, el Distrito de Ciutat Vella. Se trata de tener un conocimiento profundo de la situación de la infancia y la adolescencia y de los recursos y programas que se destinan para poder analizar y buscar estrategias de mejora de manera participativa. Tiene como objetivo incidir en la política y en las dinámicas comunitarias y de participación, para favorecer la educación integral del colectivo cubriendo los vacíos, optimizando los recursos y fomentando una coresponsabilización mayor de los diferentes agentes sobre el tema. En el proceso se han involucrado una representación de la población del barrio (infancia, adolescencia y familias); asociaciones y grupos organizados; recursos educativos, sociales y culturales, así como las administraciones.

El proyecto ha constado, por un lado, de la elaboración del informe sobre el objeto de estudio fruto de un amplio trabajo de campo,(3) con la colaboración del ‘Consorci Institut d’Infància i Món Urbà’ (Consorcio Instituto de Infancia y Mundo Urbano) en el análisis y redacción. Por otro lado, se han realizado unas jornadas de participación donde se ha trabajado a partir de las conclusiones y recomendaciones del informe, que fue presentado al inicio para garantizar su conocimiento por parte de los 60 participantes (técnicos/as socioeducativos, maestros/as, jóvenes, responsables de servicios y entidades...). A través de diferentes dinámicas de grupos, se ha fomentado el análisis y el debate, y la elaboración conjunta de propuestas concretas de acción.

El proyecto, se inició a finales de 2004 y en mayo de 2006 se llevaron a cabo las jornadas. Los resultados del diagnóstico fueron editados y presentados públicamente a principios de 2007. (4) El diagnóstico y las propuestas se han elevado a las instancias correspondientes y se ha empezado un trabajo de continuidad con los agentes para desarrollar las acciones de ámbito más comunitario, especialmente en el ámbito de la lectura. Cabe destacar el apoyo de los Servicios Personales del distrito de Ciutat Vella, así como el trabajo coordinado y complementario con el Plan Educativo de Entorno del Raval, iniciado en mayo de 2005, en el que Tot Raval participa como miembro del consejo técnico.

2. Entorno escolar

Entorno escolarEste proyecto surgió en el año 2003, tras la propuesta del distrito de Ciutat Vella de participar en el desarrollo del proyecto EXIT del IMEB, encaminado a mejorar el éxito académico de los estudiantes de la ciudad. Entorno escolar engloba objetivos y acciones que van más allá de EXIT, con el que se sigue colaborando. El proyecto, de acuerdo con el principio de subsidiariedad de Tot Raval, lo ejecuta la entidad Casal dels Infants del Raval, miembro de Tot Raval, con un equipo de tres personas y más de veinte voluntarios y voluntarias. Ha sido posible acordar las prioridades y estrategias de trabajo entre las dos entidades tras de un tiempo de rodaje, necesario para la buena coordinación y entendimiento actuales. A partir de la implementación del ya citado Plan Educativo de Entorno, gran parte de las actuaciones de Entorno escolar se han integrado en él o se han impulsado desde el Plan. Las acciones que se han ido realizando, a través de las que se pretende reforzar la red educativa y social, son las siguientes:

  • Clases de refuerzo escolar.
  • Talleres de lenguas (catalán).
  • Talleres de tutoría.
  • Actividades de familiares y de alumnado.
  • Coordinación de entidades y centros educativos.
  • Acciones comunitarias. (5)

En el marco del proyecto, en el 2005 Tot Raval elaboró un tríptico de recursos para niños/as y jóvenes con la finalidad de facilitar el conocimiento de la red del barrio y fomentar el uso de los 52 centros identificados. La distribución se hizo desde todos los centros de enseñanza, que contaban con una ficha didáctica para trabajar en el aula, y a través de las entidades y servicios.

3. Raval(s)

El proyecto nació de la voluntad de dar a conocer las potencialidades del Raval tanto a la gente del barrio como a toda la ciudad a partir de la implicación de las organizaciones y personas del barrio. Raval(s) es un proyecto de dinamización comunitaria a través de la cultura. Los resultados se hacen visibles durante el festival Raval(s), que se celebra anualmente en otoño, y que, según distintas personas, va tomando un rol parecido al de una fiesta mayor.

Festival Raval(s)Desde que se realizó por primera vez, se han podido ir mejorando y ampliando aspectos como los objetivos, el trabajo interasociativo y las actividades. En 2003 se iniciaba el primer Raval(s), con un papel central del equipo de Tot Raval en el diseño, organización y ejecución del proceso. En el festival participaron cinco entidades. Durante un día y medio, más de 800 personas disfrutaron de itinerarios a pie, en bici y en bus del barrio; de actividades musicales, y de pases de vídeos elaborados por jóvenes del barrio. El Raval(s) 2004 se diseñó, organizó y ejecutó con la participación de 17 entidades y instituciones. Este hecho se consideró un éxito porque significaba que el proyecto era percibido por las asociaciones y equipamientos como un buen canal para compartir objetivos, darse a conocer y participar. Se desarrollaron actividades muy diversas durante tres días: el viernes se hicieron unas jornadas en el CCCB sobre experiencias culturales de dinamización urbana, y el fin de semana se hizo teatro social, talleres, conciertos variados de una escuela de música, hip-hop por parte de jóvenes amateurs, música mestiza a cargo de grupos profesionales y baile con una orquesta, y los principales museos del barrio organizaron jornadas de puertas abiertas y se realizaron más itinerarios, exposiciones y otras actividades. El número de visitantes superó las 6.000 personas. En 2005 hubo más de 40 organizaciones involucradas, con un nivel de colaboración más alto, y un programa repleto de actividades. Se consiguió la implicación, por primera vez, de los centros de enseñanza, que contaron con una serie de actividades dentro de su horario, así como la participación de ciertos colectivos como el de gente mayor y el de personas inmigradas. En el 2006 y 2007 se ha ido aumentando la participación hasta llegar a 70 entidades.

En este proyecto la comunicación  es un elemento clave para conseguir los resultados. (6)

4. Taller de futuro sobre la cultura en el Raval

Se trata de una iniciativa que surgió de la comisión cultural de Tot Raval a principios de 2004 partiendo de la idea que hacía falta conocer y debatir la cultura en el barrio con los diferentes agentes.

En la selección de los participantes se buscó una representación de las diferentes visiones de la ciudadanía, es decir, de personas a título individual, representantes de asociaciones, técnicos y técnicas de recursos sociales y culturales, y personas con cargos directivos o políticos. También se procuró que hubiese paridad de sexos, presencia de todas las edades y de diversidad de orígenes.

La jornada se desarrolló un sábado de octubre de 2004 según las mejores previsiones de participación, con 66, en el CEIP Collaso y Gil. Se hicieron grupos para diagnosticar conjuntamente la situación y, al acabar, se pusieron en común. De los grupos de la tarde, que se centraban en un tema específico, surgieron 25 propuestas, que se votaron y ordenaron según la prioridad de las personas participantes. Las cinco primeras propuestas fueron las siguientes:

  • Desarrollar proyectos de educación para el civismo mediante recursos artísticos y culturales.
  • Crear un observatorio/archivo dinámico de la memoria del barrio.
  • Impulsar programas de aproximación recíproca entre la producción cultural (especialmente de los grandes equipamientos) y la gente del barrio.
  • Realizar un plan sobre los espacios públicos que contabilicen a actividad cultural y lúdica con los intereses vecinales y comerciales.
  • Mejorar la red de equipamientos y recursos para niños/as y jóvenes.

Se hizo llegar a los participantes el informe de los resultados, que incluía las evaluaciones, donde en general se valoraban positivamente los resultados y la experiencia de conocerse y trabajar conjuntamente.

Tot Raval se comprometió a buscar espacios y fórmulas para pensar sobre las propuestas. A principios de 2005 se creó un grupo de unas diez personas, que se reunía periódicamente con el objetivo de que en 2006 se pudiera hacer una segunda jornada, donde se hiciera un retorno de lo que se había pensado y una nueva reflexión conjunta.

5. Dinamización del asociacionismo comercial

Este proyecto nació en 2003 ante la preocupación de que el tejido asociativo del comercio de cada calle, en los casos en que había, prácticamente no era representativo (ni en cuanto a número ni a diversidad comercial), no tenía un proyecto a desarrollar ni tenía dinamismo. En aquel momento tampoco había una federación que agrupase a las asociaciones existentes, aunque se intuían algunos liderazgos en el sector, de manera que el hecho de poder intervenir en la mejora de este aspecto se convertía en un gran reto. Además, se disponía de un estudio sobre la situación económica y se podían entrever cuáles eran los temas en los que valía la pena incidir.

Dinamización del comercioLa primera experiencia de dinamización fue fruto del proceso de diagnóstico y trabajo con la calle Sant Pau a través del servicio de mediación municipal. Tot Raval se incorporó en la última fase de la intervención para facilitar la continuidad del proyecto de la entidad de la calle. Con poco tiempo se renovó la Junta con vocales de cada una de las comunidades de la calle (autóctona, magrebí, hindú y pakistaní), se involucró el 86% de los comercios (antes era el 40%) y se estableció una dinámica de trabajo. Los buenos resultados de este proceso hicieron plantear la posibilidad de seguir y ampliar esta línea de trabajo, de manera que se desarrollaron en la calle Hospital y en las calles adyacentes, y se planeó hacerlo en un futuro en otras calles. También se dio apoyo a diversas asociaciones y a la federación, sin la mediación de la Administración. Este trabajo, además de ser un apoyo en cuestiones técnicas, se basa en la mediación para fortalecer la convivencia en las calles y potenciar el trabajo de las entidades, interasociativo y con las administraciones.

Por otro lado, desde la constitución de la Federación de Comerciantes del Raval, a finales de 2003, el proyecto se llevó a cabo con su colaboración en algunos aspectos. En 2005 se comenzó a trabajar conjuntamente para diseñar y desarrollar el Plan de Dinamización Comercial del Raval, tarea compleja tanto por los objetivos como por la dinámica conjunta de trabajo. Tot Raval, en definitiva, dinamiza y da apoyo para que en un futuro se den las condiciones para que las asociaciones y la federación desarrollen por si solas sus acciones.

También se han desarrollado iniciativas como cursos de catalán y castellano para comerciantes (donde se trabaja el asociacionismo), información sobre recursos para la mejora de la imagen externa de los comercios, el trabajo para unificar la iluminación navideña o el apoyo al mercado semanal en la Rambla del Raval.

6. Objetivo: la ocupación en el Raval

Este fue el primer proyecto que impulsó Tot Raval fruto del interés por satisfacer la demanda y la oferta de ocupación de la población y las empresas del barrio. En un origen se pensaba que crear una escuela de oficios en hostelería podría dar respuesta a la alta tasa de paro y a la baja cualificación de una gran parte de la población del barrio, y a su vez permitiría cubrir las vacantes del sector, muy presente en el territorio. En las primeras reuniones se evidenció que no se temía que crear un nuevo recurso, sino contar primero con los recursos formativos y de inserción existentes. A partir de aquí las entidades de inserción consideraron su disponibilidad y interés y finalmente se tiraron hacia adelante cuatro nuevas acciones formativas en el campo de la hostelería y el comercio de la alimentación, además de las cinco que ya se realizaban.

Se trata, entonces, de coordinar a las entidades de inserción y al empresariado para la realización de acciones formativas y la inserción laboral. Se han realizado cursos y itinerarios de ocupación a medida, se han buscado empresas con potencial de contratación, se han hecho reuniones de entidades y empresas para compartir intereses y necesidades y se han generado buenas sinergias para la continuidad. Además, a principios de 2006 se elaboró un tríptico de los recursos de ocupación para las empresas y desde el 2007 se está creando la Red de Ocupación del Raval, con unos objetivos y unas intervenciones más fuertes.

7. Ravaltext

RavaltextEn la primera reunión con empresarios del proyecto de ocupación, en diciembre de 2002, se expresó la demanda de una multinacional del sector textil. Después de muchos meses de trabajo, en 2005 se constituyó la empresa de inserción de costura Ravaltext, con el objetivo de fomentar la ocupación de mujeres con dificultades de acceso al mundo laboral. Se llevan a cabo servicios para arreglar piezas de ropa y de plancha para cadenas de ropa. Se trata de un modelo único de sociedad, porque está formado por entidades privadas y personas a título individual, donde la Associació de Dones SURT, entidad miembro de Tot Raval, ejecuta el proyecto.

8. Estudio económico y comercial

Después de la realización del estudio socioeconómico de 2003 por parte de un equipo externo, Tot Raval ha elaborado periódicamente un diagnóstico económico y comercial a partir de la observación y la recogida constante de datos. A través de estos datos se pueden trazar objetivos y estrategias más acotadas.

9. Talleres y planes de ocupación de servicios a las personas

La realización de acciones de fomento de la ocupación desde 2003 ha sido posible gracias a la colaboración con Barcelona Activa. Se ha hecho un taller de ocupación de mediadores y mediadoras interculturales para la dinamización comunitaria del Raval y dos de agentes comunitarios que han ayudado a satisfacer las necesidades de los proyectos sociales y comunitarios de las entidades miembro de Tot Raval.

10. + Juego con el deporte

+ JuegoEl proyecto quiere incidir en la mejora del ámbito deportivo en cuanto a los recursos existentes, partiendo de la base que faltan espacios de juego y deporte, sobretodo en cuanto al espacio público, adecuados para el trabajo con niños/as y jóvenes del barrio. La idea es que se puedan utilizar de manera temporal los solares pendientes de ser equipamientos y promover que en el nuevo diseño de espacios públicos se planifiquen zonas de ocio y deporte. Se espera que las iniciativas puedan facilitar el trabajo socioeducativo y ayuden a mejorar la convivencia en el barrio. Se inició a finales de 2002, con la propuesta de utilizar el solar de la plaza Salvador Seguí. Cuando se vio que las previsiones de construcción no lo permitían, se propusieron cuatro espacios más, ya en 2004. También se elaboró un documento que recogía los diferentes recursos existentes y su nivel de utilización para ver de qué modo se podían optimizar y conocer su disponibilidad. El proyecto sirvió para poner en evidencia la urgencia de disponer de espacios y la posibilidad de encontrar soluciones.

En el marco de la promoción del deporte como elemento de cohesión social, el 2007 se ha participado en la realización de una exposición que en el 2008 estará en el Museo Olímpico y del Deporte de Barcelona y en otros emplazamientos de Cataluña bajo el nombre de ‘Deporte y construcción de Ciudadanía’.

11. Propuesta para la reforma de la plaza de la Gardunya

El Distrito de Ciutat Vella informó a principios de 2005 que iniciaba un proceso participativo para diseñar la nueva plaza de la Gardunya, el espacio posterior al Mercat de la Boqueria en el cual hasta ahora había un aparcamiento. La Fundació Tot Raval impulsó un grupo de trabajo con instituciones, entidades y algunas personas interesadas (Boqueria, Escola Massana, Biblioteca de Catalunya, Comerciants de la Rambla, etc.) y un arquitecto. Después de diversas reuniones de debate que sirviera para recoger las diferentes visiones y necesidades, se pudo presentar una propuesta urbanística al Distrito fruto del acuerdo de los participantes. Finalmente el proyecto ha incorporado algunas de las ideas, pero no todas.

12. Banco del tiempo

Banco del tiempoEs un proyecto de ciudad que promueve los intercambios de tiempo por tiempo entre personas, para que la gente se conozca y pueda resolver necesidades e intereses de la vida diaria. Los intercambios son muy variados (idiomas, canguros, pasteles, arreglos...) y hay 130 socios. En el barrio lo coordina la Associació Sociocultural Ibn Batuta, miembro de Tot Raval, y la misma Fundació, que fomentan que la iniciativa llegue a personas de todos los orígenes. La secretaría se encuentra en el Centro Cívico del barrio.

13. Observatorio del Raval

Se trata de una iniciativa, aún en fase de diseño, para crear un órgano que recoja los diferentes estudios sobre el Raval, proporcione datos actualizados de ciertos temas e impulse investigaciones sobre aspectos considerados de interés. Participa la Universidad de Barcelona, el Distrito de Ciutat Vella, el CIDOB, etc.

A parte de todas las acciones que se llevan a cabo directamente o que se han impulsado desde Tot Raval, también se colabora en iniciativas comunitarias del territorio o se les da apoyo. En este sentido, se ha colaborado en acciones como la Ravalstoltada, que es el Carnaval del Raval, el Torneo de Básquet de 3x3, la feria de Sant Jordi, el Festival de Jazz, la Fiesta Mayor del Raval o la organización de visitas a exposiciones para entidades, así como proyectos como el servicio de reparación de ordenadores de la asociación de jóvenes TEB o el diagnóstico de la convivencia del Barrio Educador. También se participa en consejos consultivos del Distrito de Ciutat Vella, espacios de debate y grupos de trabajo del barrio.

Uno de los aspectos que permite un buen vínculo con los miembros, organizaciones, administraciones, empresas y personas es la constante comunicación y difusión. A nivel interno, se mira de hacer llegar a los miembros las actas y síntesis de las reuniones y la documentación complementaria con suficiente tiempo para que puedan trabajar con ellas. Por otro lado, mensualmente se edita una agenda de actividades del barrio, que se envía a unos 1.000 correos electrónicos, y se pasan noticias a los medios de comunicación. El sitio web www.totraval.org, además, explica el proyecto y las acciones de Tot Raval. También participamos en actos y jornadas para compartir experiencias... Estos aspectos suponen mucho tiempo y aún haría falta más, ya que son un elemento clave para hacer red, darse a conocer y reforzar lo que hay en el barrio.

La Fundació Tot Raval se financia a través de fondos públicos y privados, tanto a través de convenios plurianuales como de subvenciones anuales. Conseguir la financiación que se requiere para tirar adelante la estructura y los proyectos, uno de los problemas comunes y preocupantes de las entidades, requiere también una gran dedicación en cuanto a captación y gestión de los fondos se refiere, y a menudo se acompaña de un problema de tesorería que genera dolores de cabeza y que puede condicionar el desarrollo de algunas acciones. Por otro lado, el trabajo de gestión de la organización y de los proyectos se traduce en muchas horas de despacho, teléfono, reuniones y ordenador. Este hecho puede parecer que queda lejos del trabajo educativo, pero está claro que constituye una parte imprescindible para tirar adelante la acción comunitaria.

Así, pienso que a la hora de generar y tirar hacia adelante procesos nos encontraremos, por regla general, con diversas dificultades fruto de la unión de intereses y maneras diferentes de hacer las cosas y por la inviabilidad de algunas acciones. De todas maneras, el trabajo educativo, creativo, estimulante y complejo de buscar las complicidades y oportunidades que faciliten un trabajo en red y de participación de la ciudadanía para la mejora del territorio, me parece un reto y un gran aprendizaje.


Notas:

(1) El sistema de funcionamiento es, como en toda fundación privada, a través de los órganos de gobierno, el Patronato y la Junta, y también de los espacios de trabajo de las comisiones social, económica y cultural, y los grupos de trabajo para proyectos.

(2)  El equipo está formado por una directora gerente, una coordinadora, seis técnicos y técnicas, una administrativa y un equipo contable.

(3) El trabajo de campo se ha realizado directamente por Tot Raval e incluye treinta entrevistas a profesionales, diez cuestionarios a entidades, más de trescientos cuestionarios al alumnado, seis grupos de discusión, y el análisis de numerosos proyectos y memorias de servicios y entidades, otras fuentes documentales extraídas de las administraciones y diversa bibliografía.

(4) La publicación del diagnóstico se puede bajar desde el enlace en formato PDF o o pasar a recoger la edición en papel en la sede de la entidad (Pl. Caramelles 8, 08001 Barcelona).

(5) Las clases de refuerzo escolar son para estudiantes de 5º y 6º de primaria de cuatro CEIP, y de 1º y 2º de ESO de los dos IES, y se realizan en los institutos en horario extraescolar. Los participantes son seleccionados por los tutores y tutoras. Esta acción cuenta también con la participación de amics@grans, exalumnos del centro que hacen de monitores y monitoras. El taller de catalán es para los estudiantes recién llegados de secundaria y se hace de manera intensiva en julio y de Navidad, y también durante el curso. Los talleres de tutoría sirven para coordinar las acciones tutoriales en relación con el proyecto y se realizan, conjuntamente con el IMEB, trimestralmente. Como actividades de familiares y de estudiantes, se da apoyo a las iniciativas de participación, a la constitución y dinamización del AMPA, a la realización de talleres y clases o a la organización de extraescolares. La coordinación de entidades y centros educativos se hacen a través del grupo de trabajo de Educación y Comunidad de Tot Raval, de la coordinadora de refuerzo escolar que convoca el Distrito y de la comisión de convivencia con los técnicos de atención social y educativa del municipio.

(6) Para la comunicación de 2005, por ejemplo, se editaron 150.000 monográficos sobre el barrio con la información de Raval(s) (encartados en El Periódico) y 16.000 programas (7.000 se distribuyeron en buzones del barrio y una gran parte los difundieron las mismas entidades participantes), y se ha recuperó la figura del pregonero para informar por las calles del Raval.

Subir

detalle